sábado, 30 de octubre de 2010

ELLA JAMÁS ESTUVO AHÍ... [Textos Escogidos]



No podía evitarlo, la sensación de angustia era muy superior a su fuerza de voluntad.
Día tras día, se notaba languidecer sin poder oponer resistencia.
La vida, en un momento, perdía su color y su sentido. Ya no quería vivir.
Nada le importaba lo más mínimo; aquella minúscula mujer arrasaba su existencia
mientras, él, petrificado, se sentía incapaz de sobreponerse.
Jamás pudo ni quiso perdonarla.

Fue abandonándose en direcciones equivocadas
para volver siempre al mismo lugar: a su fracaso. A su recuerdo.
Un recuerdo, que nunca logró arrancar por completo de su mente.
Los años pasaron de forma inquietante,
vacíos, estúpidos y llenos de despropósitos.
A cambio, irónicamente,
se dedicó a evocar en sus versos
y sus poemas a la persona que más daño le había hecho.
En raras ocasiones logró dejar de mirar hacia atrás, lo que, obviamente,
no le permitió construir una vida serena...

Aunque, quizá, todo fuese una mentira desde el principio.
Una amarga mentira.
Quizá todo fuese producto de la soledad de su imaginación.
Quizá nunca tuvo diecisiete años.
Quizá nunca se enamoró de ella.
Quizá, ella, jamás estuvo ahí...
                                                                                        
                                                                       


José Hernández Meseguer

No hay comentarios:

Publicar un comentario