lunes, 25 de agosto de 2014

14ª TEORÍA PARA UN DESAMOR | CUANDO REGRESES...



Cuando regreses de tu mundo de sombras, sólo hallarás la tuya;
silenciosa y ofensiva como el recuerdo que no se logra destruir.
Dolorosa, como el amor que te tuve.
Infame, como los besos que me diste.
Estúpida, como los versos que te hice.
Herida, como los besos que te di.
Cuando regreses de conversar con la noche,
con los fantasmas que asedian tu sueño,
con las paredes blancas y tus recuerdos, sólo encontrarás silencio.
Profundo y negro como un pozo. Vacío como el beso que no llega.
Solitario y fugitivo como el velero que navega.
Eterno como la eternidad.
Infinito como el daño que me has causado.
Monstruoso y cínico como la verdad.

Cuando regreses, yo no estaré, ya me habré ido.
Seré sólo historia de tu vida,
sólo sombra, sólo herida.
Sólo silencio. Sólo olvido.
Cuando regreses del mundo que has fabricado para no crecer.
Cuando regreses de la niña asustada y perdida que no dejas de ser.
Cuando regreses de tu mundo de muñecas
y compruebes que la vida no es más que una trampa, una treta.
Cuando regreses de tu propia tragedia y los duendes del pasado
se posen como buitres de carroña, a tu lado,
se burlen de ti y te persigan por la casa, sabrás que estás sola.
Una soledad lacerante, sin límites, se enredará en tus ojos.
Inalcanzable como la estrella
que una noche de agosto puse a tu nombre y te pretendí regalar.
Inenarrable como la pasión que te tuve y tuve que olvidar.
Fantástica como la historia de amor que tuvimos...
Fatídica como su final.

Cuando regreses, y adviertas lo que has hecho conmigo,
comprenderás exactamente lo que has hecho contigo.
Entonces sabrás que esta historia de sal,
de espinas sin rosal,
ha concluido...
Y que, como canta Sabina, estos son los últimos versos que te escribo.
Que, para decir, "... con Dios...", al menos a mí, sí me sobran los motivos...




José Hdez. Meseguer
Álter Ego
2/3 de mayo de 2007





No hay comentarios:

Publicar un comentario