martes, 26 de agosto de 2014

RAPSODIA PARA MI ÁLTER EGO | ASÍ, BAJO ESTE SOL...



Así camino bajo esta infernal bola de fuego.
Mientras me tienta de cerca el cansancio y la flaqueza...
Ya verás, Nicolás, si no acabo por tomarme una cerveza
en aquel chiringuito
repleto de extranjeras, marisco fresco y 'pescaíto' frito;
saludo a la tribuna...
¡Ocho cañas, mejor que una...!
Y termino diciendo, "Hasta luego...".

... Porque me siento más sediento y exhausto que un picapedrero
en una cantera.
Dando, en este pueblo, más vueltas que un taxi en Barcelona.
Haciendo más gimnasia que aquella "guiri" sebosa y gordinflona.
Andando más que una furcia de carretera.

Yendo, de un lugar a otro, como una carta sin remite;
de ninguna parte a ningún sitio. Buscando de paso un escondite
que me ampare y me cobije. No necesito justamente ahora el envite
de este Sol filibustero.
De este Sol altanero y vanidoso de febrero.

En el fondo,
este astro es un cachondo.
Un Sol pirata y embustero
que prepara a escondidas, por sorpresa, su aguacero.
Que camina por la playa, vacilando, con aires de cuatrero.
¿Qué se cree este Sol de medio pelo?
¿Esta ascua de brasero...?

No me engañas un segundo, Sol de decorado y oropel.
Sé que ocultas, astuto, tras esas nubes de tafetán, el agua a granel.
¡Ah...! Pero yo me piro
como dijo el vampiro.
¡Ahí te quedas,
a mí no me la pegas!
Sólo eres un Sol de baratija, de pacotilla...

Aunque estés radiante como una novia en la capilla
y brilles intenso y redondo, amarillo como una tortilla;
por mucho que lo intentes,
por mucho que quieras.
Aunque aparentes
y seas más chulo que el "Punteras",
no eres más que un Sol de invierno, en esta apresurada primavera...



José Hdez. Meseguer
Álter Ego
1/2 de marzo de 2008


No hay comentarios:

Publicar un comentario