domingo, 24 de agosto de 2014

ÁLTER EGO | ESO ES TODO, APENAS NADA



A ese árbol de ojos rojizos, cipreses de sombras.
Sombras en lanza.
Crepúsculos que decapitan la esperanza
que la tarde tibia despedaza
en trozos de silencio. En silencios que acarician y abrazan
la lágrima inoportuna de una oportuna soledad.

A ese instante que no llega
aun cuando mis torpes e inquietos dedos le reclaman
y le gritan a voces de lamento, desde mi oscuridad.
A ese vacío letal que tanto me vacía y me llena de ansiedad.
A ese verso de aristas desconocidas e imprecisas
que me quema las entrañas incapaz de vomitar,
aun cuando mis manos temblorosas lo buscan, pero no lo hallan.

A esa tarde que por fin se desvanece, se desmaya,
leve en las esquinas.
Que revolotea sin mirarme y huye apresurada
de mi vida,
sin ofrecerme más que un guiño de olvido en la mirada,
en su indefinida mirada dorada...

Es todo cuanto quería;
derramar lenta,
en el vivificante soplo de la noche acelerada,
mi agonía.
Eso es todo, apenas nada...



José Hdez. Meseguer
Álter Ego
Murcia, 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario