martes, 26 de agosto de 2014

RAPSODIA PARA MI ÁLTER EGO | ESTE FOLLETÍN DE CINCUENTA Y UN AÑOS Y UN DÍA



A esta ley tan bien trazada de soledad no le cabe recurso.
Tampoco a esta falta de ilusión.
A esta afonía de sueños, a este desgastado discurso,
a esta vieja canción que tan bien se sabe en mi corazón.
A esta mascarada, a este baile de disfraces, a este concurso
de estupidez que permanentemente me invade
y que de memoria mi memoria sabe;
se descojona de mí y me advierte,
que me persigue, como el Cobrador de Frac, la mala suerte...

A esa mirada sin vida de Polifemo.
A este barco sin rumbo, rumbo al desastre.
A este traje mal hecho, a este maldito sastre
con psicótica vocación de carnicero.
A esta anarquía interior que con frecuencia me asesina.
A este estúpido otear. A este inútil parasemo
donde cada día, vencido, me entrego.
A esta aplastante e inservible verdad.
A este líquido seroso que se hacina
en mi alma y en mis ojos.
A estos renglones, a estos versos, a estos despojos...
A esta pegajosa purpurina
que rezuma en silencio mi soledad...

A esta tierra de secano mental.
A esta parábola de fracasado tahúr.
A esta ausencia de esencia. A esta falta de glamour.
A esta curva que no acaba, que no tiene final.
A esta melodía sin letra ni dios que la cante. A esta geometría
que no sé cómo encajar. A esta sanguinaria rueca
de Penélope que deshila mis proyectos, que altera, que trueca
sin descanso mis propósitos, mis metas.
A esta falta de armonía.
A esta desatinada, perversa y asimétrica asimetría.
A este folletín que dura cincuenta y un años y un día...


José Hdez. Meseguer
Álter Ego
8 de marzo de 2008


No hay comentarios:

Publicar un comentario