domingo, 24 de agosto de 2014

ÁLTER EGO | LOS MONSTRUOS DEL SILENCIO



La noche se alargó
buscando la fría mano de una estrella.
Sin embargo, sólo aquel estrepitoso vacío
me guiñó sus ojos de silencio.

Melancolía;
ese beso de sal,
ese extraño beso.
Hipocondría;
esa larga mirada atrás,
esa densa sensación, ese espeso,
cruel, recalcitrante y despiadado eco.

Que ya no me muerde,
que ya no me araña,
pero que, en las noches de vigilia,
donde los monstruos del silencio habitan,
emergen desde las sombras
con la boca seca de sentimientos muertos
por la traición, y me invitan
a buscar entre la soledad al poeta
y entre los renglones sus versos.


José Hdez. Meseguer
Álter Ego
Navidades de 2005


No hay comentarios:

Publicar un comentario