martes, 26 de agosto de 2014

RAPSODIA PARA MI ÁLTER EGO | NUNCA FUISTE NADA



Nunca fuiste nada, excepto un payaso.
Una caricatura grotesca y mal hecha.
Un impresentable que supo aprovecharse;
abrir brecha,
encender la mecha
y calcinar, junto a mis sueños, mis naves.

El camino es largo y lo sabes.
Esperaré agazapado en un rincón oscuro
tu caída, no tengo prisa.
He de ver cómo, algún día, pierdes tu porcina sonrisa...
La vida te hará pagar; cada cerdo tiene su propio verdugo.

Me venciste por la espalda, sicario, en un duelo imprevisto.
Te benefició su desequilibrio, mi ausencia y mi ceguera,
para extender sobre ella, sin piedad, la red, la enredadera,
de tus infames y depravados propósitos.

Rezo cada día para que el destino te conceda el doble
de lo que supuso tu traición. Mi dolor pasó.
Aunque la herida de mi recuerdo permaneció.
Sin embargo, una cosa es cierta: ambos sois historia.
Pero particularmente tú, saco de mierda, patética escoria,
no dejarás de ser mientras vivas un borracho despreciable.


José Hdez. Meseguer.
A "Mani", por su despreciable ejercicio de traición.
Álter Ego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario