martes, 26 de agosto de 2014

RAPSODIA PARA MI ÁLTER EGO | MADRE, SIGUES SIENDO...



Sigues siendo mi referencia,
madre,
en esta tormenta de desatinos. En la irreverencia,
en la insolencia de este caminar a ninguna parte...
Sigues siendo, madre, la luz clara en la noche que me abraza,
en la agonía que con frecuencia me domina,
en la desesperanza que a menudo me atenaza.

Sigues siendo, madre, a pesar de mis errores, lo mejor que tengo;
un beso a tiempo en tiempos de locura.
En tiempos de zozobra, angustia y desacierto.
Sigues siendo, madre, un soplo de aire fresco,
en esos momentos en los que sólo camino
sumergido, ahogado en mis propios lamentos.
Y que, como una carta sin dirección, sin destino,
vago perdido en mi desconcierto...

Ya no creo en casi nada, madre; he perdido, con los años,
la fe en la gente.
Porque, madre, nadie mejor que tú sabe
que todo es una trampa, una quimera, un engaño...
Por eso, madre, aunque nunca te lo diga;
aunque tú creas que no me acuerdo, que se me olvida.
Aunque las heridas de mi tristeza casi siempre me lo impidan,
sigues siendo única y mágica. Eres lo mejor de mi vida.


José Hdez. Meseguer
Álter Ego
A mi madre. Navidades de 2007




No hay comentarios:

Publicar un comentario