martes, 26 de agosto de 2014

RAPSODIA PARA MI ÁLTER EGO | PERDONA, SI AHORA ME ENTROMETO...



Perdona si me entrometo, si no reprimo el gesto al saber lo que sé.
Perdona si me quedo como una estatua de sal.
Perdona, si al saber que has tirado el carro por el pedregal,
me quedo de una pieza. ¡Quién te ha visto y quién te ve...!

Perdona, si al saber de tus nuevas compañías, me acojono,
me quedo paralizado, me petrifico,
me quedo más tieso que la pata de Perico.
Y si me descuido,
hasta me cago, si no me siento a tiempo en el trono...

¿Cómo iba yo a suponer, con lo señora que tú has sido en el barrio,
que ibas a ir de taberna en taberna y de bodorrio en bodorrio,
desde las nueve de la mañana, borracha, de la mano de un bodrio...?

¿Cómo iba a pensar, con lo que yo creía que sabías de la vida,
que ibas a meter la cabeza de un golpe en ese callejón sin salida...?
Jamás lo hubiese imaginado.
Nunca, ni jurándomelo por Santa Visa, lo hubiese sospechado...
Y, aún menos, con ese individuo; el rey de los desheredados,
el roedor más despreciable y vomitivo, el capitán de los tarados.

Sinceramente, querida, pensaba que te querías.
Estaba convencido. Creía que querías para ti, más y mejor suerte,
que saberte, por lo que me cuentan cada día,
coqueteando sin miedo ni disimulo con la muerte.

¿Cómo has podido, sin sentir terror, engancharte a ese menda?
¿A ese deshecho, a esa escoria, al príncipe de la droga?
Tú sola te has colocado, sin darte cuenta, el nudo, la soga
que te ha de consumir. El lazo
que te hará trizas, que destruirá tus pasos, que te hará pedazos.
Que devorará tus pocas oportunidades, al ir del brazo
de ese payaso de leyenda...

Créeme, así de claro debo decírtelo. Y así de claro te lo digo:
¡Qué pena, qué angustia, qué mierda de barrio, qué desgracia!
¡Sal corriendo de ese infierno, sal aprisa de Santa María de Gracia...!

Más posibilidades de salvarte tendrías saltando desde la quilla
de cualquier barco pirata,
en un mar de tiburones, que un solo día al lado de esa rata.
Al abrigo
de tu amante enemigo:
el ejecutivo de la jeringuilla...


José Hdez. Meseguer
Álter Ego
Para Silvia. Para la persona que probablemente sin querer dejó de serlo...
2 de febrero de 2008



No hay comentarios:

Publicar un comentario