domingo, 1 de enero de 2012

CANCIONES (1974): PODER VIVIR O MORIR DE AMOR

Qué tibia es la tarde
bajo un fuego de luz,
dos bocas que arden
bajo el cielo azul.
La dicha más grande
fue vivir nuestro amor;
encontralo una tarde,
sentir... sentir tu cuerpo junto a mí
en esa noche de abril.
Soñar y así, poder vivir,
o morir de amor.

Qué clara es la noche,
qué claro está el mar;
dos cuerpos pasean
sin dejarse de mirar.
En las noches de estío
las estrellas nos ven
y alumbran el sitio
donde te besé...



José Hdez. Meseguer.
Murcia 1974.

No hay comentarios:

Publicar un comentario