martes, 6 de marzo de 2012

CARTAS A MACHADO —DESDE PORTBOU— | FEBRERO Y EL MAR



Esta mañana fría y gris de febrero
se esparce como un río
sobre mi cuerpo.
El viento azota las calles de este pueblo
y me siento a solas con mi quimera
que brota como un fuego
lento que me abrasa. Otoño de mi primavera.
Primavera de mi otoño.
No quiero recordar, no quiero.

Necesito verte, mar, para sentir tu inmensidad,
tu grandeza sobre mi soledad.
Necesito verte esta mañana fría y gris de febrero,
levantándote ante el mundo.
Levantando tus crestas de olas nacarinas
sobre el pequeño muelle.
Y golpear las rocas con la fuerza
de una primavera sin nada que olvidar;
levantando tu inmenso ejército
como un dios cargado de odio
y sangre.

Te esparces.
Te hundes pero te creces
sobre el pueblo que te olvida;
golpeas esta parte del mundo
porque odias. Porque has amado.

Rompe tus cadenas,
levanta tu carne de siglos,
levanta tu inmensa cabellera
y azota este pueblo,
azota el puerto.
... Azota mi quimera
para sentirla más alma
en este otoño de mi primavera...




José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio
Portbou, 20 de febrero de 1980



4 comentarios:

  1. Impecable, magnífica poesía!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimad@ amig@, gracias. Gracias por el reconocimiento que supone este pequeño poema al Gran Maestro Machado. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Te esparces.
    Te hundes pero te creces
    sobre el pueblo que te olvida;
    golpeas esta parte del mundo
    porque odias. Porque has amado.

    ¡Que maravilla, que placer leer estas letras impregnadas de fuerza, amor y pasión.
    Gracias José, por compartirlas.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, DesdMiVentana H, por tu excelente comentario; me llena de satisfacción. Un fuerte abrazo.

      Eliminar