domingo, 25 de marzo de 2012

SEGUNDOS DE MELANCOLÍA | COMPAÑERA MÍA...



Porque tú eres, compañera mía,
parte de la bruma que hierve en el horizonte
enrojecido y de la agonía
de mi aliento,
de esta tarde que se me muere en silencio...
De mi lamento.

Porque formas parte de ese atardecer
cargado de versos,
de soledad... De mi cárcel de soledad,
de mis miradas errantes, vacías,
de mis lágrimas amargas, de mis gaviotas perdidas.
Y porque tú, compañera mía,
eres el destello sutil que ilumina mis días,
te amo.

Sí, te amo.
Te amo, porque eres mi playa
y yo tu gaviota herida.
Te amo porque eres incienso en la neblina.
Te amo porque eres el camino
de mi pluma peregrina.
Porque haces más tierna mi soledad con tu mirada,
con esa mirada profunda, lejana,
Inquieta, llena de rayos de luz.
Llena de un fuego
que abrasa mis dedos en celo.

Te amo. Te amo, compañera mía,
porque eres mi cielo más azul
y mi noche más ardiente
cuando me pierdo en tu piel,
cuando naufrago en tu piel...
lentamente.




José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio
Figueras, 11 de septiembre de 1979


No hay comentarios:

Publicar un comentario