miércoles, 14 de marzo de 2012

... DE TU MELANCOLÍA | MIS GAVIOTAS




La aurora asomaba lejana y siniestra... (Antonio Machado)



Nos sorprendió el albor, a mi niñez
y a mí, con la mirada
errante y vacía...
Nos sorprendió ese albor
hipocondríaco, cargado
de azules y violetas
que recortó en el cielo
un campanario yerto.
Era penumbra todavía;
silencio y agonía.
Entonces... se rompieron mis palabras
y volaron mis gaviotas.



José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio
Úbeda, 1978


No hay comentarios:

Publicar un comentario