martes, 26 de agosto de 2014

RAPSODIA PARA MI ÁLTER EGO | EL BESO DE JUDAS



Podría llamarte de cualquier manera.
Si tuviera ganas, si me apeteciese, si quisiera.
Pero sólo te llamaré Judas. Judas, como poco.
Recuerda sin miedo, si tienes agallas, si tu mente transida
lo permite, cómo ibas por la vida
pasándolas putas, atravesando miseria,
desayunándote los mocos...

Y mientras fijo la pupila en aquella sórdida historia
voy pensando qué mala suerte tengo.
Difícilmente consigo reprimir, apenas retengo,
el vómito que me produce la gente como tú;
te ofrecí la mano olvidando que eras un redomado gandul.
Un desagradecido parásito, con mala memoria.
En ese instante no caí que, sólo por interés, aceptabas mi ayuda.
Aunque ni eso, ni nada, frenó tu traición: tu infecto beso de Judas.

Hace tiempo que afortunadamente te taché de mi vida.
En el libro de mis aliados no tienes entrada, no tienes cabida.
Por tu exceso de peso.
Por tu felonía.
Por tu falacia. Por tu decepcionante palabrería.
Por tu abrazo postizo, por tu falso beso.

Y porque si tuviera la inmensa desgracia de tenerte como amigo,
habría que eliminar del diccionario la palabra enemigo...
Para eso, ya estás tú... Ya te digo.



José Hdez. Meseguer
A quien corresponde...
Álter Ego
19 de marzo de 2008


No hay comentarios:

Publicar un comentario