viernes, 16 de marzo de 2012

MIS GAVIOTAS | AGUA ESTANCADA EN MI CÁRCEL DE SOLEDAD

                                             Era penumbra todavía;
                                             silencio y agonía...
                                             Entonces se rompieron mis palabras...
                                             y volaron mis gaviotas.

                                             José Hdez. Meseguer.
                                             Úbeda, enero de 1978.




Mi soledad comenzó
a pintarme paredes de cal
que, entre llanto y llanto,
fui manchando de suave sal.

Penumbra.
Sombras.
Agonía entre las sombras
de mi cárcel de soledad.
Y, entre huidas,
la trémula y pálida
búsqueda del silencio.
Que, entre sombras,
recorta
la finísima luz yerta
que ilumina
mi cárcel de angustia.
Y, entre todas las tinieblas, la flor mustia
que adormece el agua muerta.



José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio
Úbeda, enero de 1978


No hay comentarios:

Publicar un comentario