jueves, 22 de marzo de 2012

MIS GAVIOTAS | CUATRO MALVAS



Las gaviotas del Este
bordaban el amanecer,
mientras un campanario
recortaba su rostro centenario
en un lebrel de alba...

Aquel árbol arañó la mañana
desde mi ventana
de la soledad.
Hirió con sus ramas
los colores violáceos y azules
que, como llamas,
incendiaron la aurora.

Gaviota del Oeste,
apagas
las últimas candilejas del cielo
con tu vuelo
triste.

Anochece.
Gaviotas verdes, azules y rojas,
dibujáis el cielo cuando oscurece.




José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio
Úbeda, 1978


No hay comentarios:

Publicar un comentario