jueves, 22 de marzo de 2012

MIS GAVIOTAS | LA EXTRAÑA NOSTALGIA



Un cementerio.
Un profundo, oscuro y solitario cementerio.
Un cementerio con cuatro malvas:

Las gaviotas del este,
un árbol crucificado
que arañaba el sol al amanecer.
Las gaviotas del oeste: atardecer.
Y este
paisaje yerto
y yermo
que me ha devuelto
la extraña nostalgia
de llamarme Israel.




José Hernández Meseguer
De mi Libro Memorias de un Naufragio
Úbeda, 1978.

No hay comentarios:

Publicar un comentario