viernes, 2 de marzo de 2012

SOLEDADES Y OTROS SILENCIOS (1976/77) | EL MAR, ELLA Y YO...



Yo, rompiendo mi vista en el horizonte azul.
Pensando no sé qué.
Ella, mirando la tristeza de mis ojos.
Al momento, unir nuestras miradas por un deseo loco
e inconsciente y unirlas en una dulce sonrisa
que, muy bien, pudieran ser besos de dos almas solitarias.

Yo, testigo de sirenas locas de amor
que gimen mientras romper color.
Que mueren cayendo el lechos,
que mueren lamiendo otros pechos
en los silencios, bajo el Sol.
Yo, testigo de sirenas locas de amor.

Sirenas verdes y azules que se suicidan en la playa,
ante mí.
Yo, prisionero de una piel inflamada
de pasión, al contacto con la suya.
Yo, buscando el misterio de sus ojos.
Ella, tratando de ocultarlo.

Yo, tratando inútilmente de no enamorarme.
Ella, tratando inútilmente de no enamorarse.
Los dos, ardiendo en deseos de amor y de pasión.
Los dos, sumidos en un sueño que acaba en adiós.
Y yo, y no sé ella, joven poeta muriendo de amor...



José Hernández Meseguer
Memorias de un Naufragio
Murcia, 19/07/1977


No hay comentarios:

Publicar un comentario