viernes, 2 de marzo de 2012

SOLEDADES Y OTROS SILENCIOS (1976/77) | FUEGOS DE NEÓN


Fuegos de neón
queman mi vista ausente, rota y hastiada,
de palabras de viento y de azul perla
que, al caer la tarde, se transforman
en escarcha fundida.
Camino solo, dando fuego a la noche
que me desnuda lentamente
la verdad del alma,
casi sin yo desearlo.

Paulatinamente me voy confesando.
Me voy rompiendo.
Los ecos me acompañan
de una forma ciega y confusa.
El brillo de mis ojos
cae desplomándose al suelo.
Con vértigo. Con miedo.

Brama el océano,
que triste llora la ausencia
de la grama. Del fuego
de tu piel. Y sigo.
Todos callan. Me contemplan
y van durmiendo el alma
a golpes de silencios.

Súbitamente
me enciendo
en tu imagen fugaz.
Me crispo.
Clavo la vista
en la bruma…
Y va cayendo
hasta romperse
en el suelo.
¿Quién me ahoga?
El final de cada página,
me voy diciendo,
es sangrar lo puro y lo incierto,
para seguir como cada agonía
muriendo…
                    
                                                                              


José Israel Hernández Meseguer
Soledades y Otros Silencios.
Madrid, 12 / 1.976

No hay comentarios:

Publicar un comentario