martes, 3 de abril de 2012

SEGUNDOS DE MELANCOLÍA | EL ÁRBOL Y EL OCASO



Le robé un minuto a la vida
para hablar de ti y de tu melancolía,
porque te vi elevarte mudo
sobre el mundo
y creciste sobre una ciudad
que quería sonreír para olvidar su tristeza.

Te elevaste con tus lanzas rotas,
arañando un cielo pálido
que quiso llorar pero no pudo...
Y el ocaso, que olvidó
que era navidad,
murió en silencio.



José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio
Figueras, 31 de enero de 1980

No hay comentarios:

Publicar un comentario