martes, 3 de abril de 2012

SEGUNDOS DE MELANCOLÍA | ME DIJO...



Me dijo: no puede ser, no puede ser...
Y se marchó.
Y vistió de sombras mi casa
y de quimeras mis sueños,
y mis quince años
de angustias y miedos.

Me dijo: no puede ser, no puede ser...
Y se marchó.
Y naufragué en la noche,
y en mi almohada,
tan cargada
de sus ausencias...

Me dijo, me hablaba de amor,
me hablaba, me hablaba.
Me hablaba de amor
y yo soñaba...

Me dijo: no puede ser, todo acabó...
Y se me fue.
Se me perdió en silencio.
en los dedos,
en mi cuarto,
en mi llanto,
en mis versos...

Y ahora, a contraluz
de un montón de otoños...
Aún la hiere,
aún la llama,
a mi vieja alma
desgastada...




José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio


No hay comentarios:

Publicar un comentario