viernes, 6 de julio de 2012

CRÓNICAS entre PINCEL Y PLUMA | ¿QUÉ QUIERES, POETA?



¿Para qué me llamas y te enredas
en mi mente y mis ojos?
¿Qué quieres de mí, si todo ha terminado?
Sí, pienso en ti. ¡Claro que pienso en ti!
Te adoro. Pero mis gaviotas se encuentran lejos
y mis ojos no pueden volar.

Es un día gris y, por momentos, puedo respirar
el mismo aire y oler la misma hierba que entonces.
Pero entonces era fuerte y valiente. Escribía con valor.
Sin miedo. Estaba seguro de llegar.
Ahora también estoy seguro que no llegaré más que al olvido.

Todo se ha cerrado.
Como una puerta.
Como un adiós.
Como un billete de ida sin vuelta.
Mi luz se apaga y no puedo evitarlo.
La realidad va haciéndose dueña.
Y mi estandarte de poeta
se muere en el asfalto.

He buscado, a menudo, motivos.
He arañado de vez en cuando, sólo de vez en cuando,
algún poema mediocre y sin fuerza a mi imaginación.
Pero, ¡qué estúpido me siento
al saber que me falla el aliento
y no me rindo!
Al saber que todo a terminado
y no quiero creerlo.
                                                                              


José Israel Hernández Meseguer
Crónicas entre Pincel y Pluma
Murcia, 4/ 6/ 85


No hay comentarios:

Publicar un comentario