viernes, 23 de agosto de 2013

CONVERSACIONES CON B | Y VUELA HACIA A TI



Rebotan las palabras como ecos lejanos en la inmensa bóveda.
Suenan huecas y tediosas. Casi absurdas.
Mi pensamiento, fuera, recorre espacios infinitos.
Y se asoma desbocado e indómito
a tu hermoso recuerdo.
Dentro, mis pupilas, prisioneras de la estupidez que contemplan,
agonizan en un extraño y confuso lenguaje.
Y mi mente, sin querer evitarlo, se fuga.
Se fuga y vuela hacia a ti.

Miradas que no me importan.
Miradas que no me dicen nada.
Que me observan y acaban
sin decirme nada.
Me siento cansado.
La mirada se me agrieta en los ojos.
El tiempo me parece eterno.
Sólo tu recuerdo, de nuevo,
me rescata de la angustia que me atenaza.
Y mi mente, sin querer evitarlo, se fuga.
Se fuga y vuela hacia a ti.

El reloj no avanza.
La tarde se detiene. Se paraliza.
Se esconde
sin que pueda pronunciar su nombre.
Sólo porque mi boca, desde hace algún tiempo,
sin quizá saberlo,
como un leve murmullo
o, como un eco suave,
está hecha para decir el tuyo.
Y mi mente, sin querer evitarlo, se fuga.
Se fuga y vuela hacia a ti.

Nuevamente.
Siempre.
En un suspiro,
incansablemente.
Y te pienso. Y te sueño.
Y te voy amando con miedo,
con temblor.
Con temblor me acerco
y comienzo.
Y voy aprendiendo
a quererte.
A desearte.
A amarte,
cada día, con mi silencio.



José Hdez. Meseguer
Memorias de un Naufragio


No hay comentarios:

Publicar un comentario