jueves, 5 de enero de 2012

NUEVE CARTAS A PENÉLOPE | 9ª CARTA



I
Mar. Tú eres mi mar.
Eres mi poema más perfecto.
Respuestas en la oscuridad. Luz y ocaso.
Camino. Eres mi camino. Mi meta.
Estrella en la noche. Atalaya de mi puerto.
Desde el silencio y la penumbra surges con tu luz.
Eres luz. Sigues siendo luz.
Siempre. Eterna. Infinita.

II
Marino en el océano de tu vientre.
Esquivo tus olas. Lo intento. Siempre naufrago.
Resuena en mi cuerpo tu grito suave.
Cuando te inundo leve.
Estallo en fuego cuando te toco. Lo sabes.
Después soy tan sólo la neblina extraña de tu cabello.
Eres todo aquello:
Sueño. Poema. Amor. Música,… todo lo que quiero.

III
Magia. Extraña; híbrida lejanía en la profundidad de tus ojos.
Eres yedra. Eres azul.
Retuerces tus tallos en mi cuerpo.
Confundo mi Dios y mi norte
En tu vientre.
Descubro mi cielo azul.
Entonces, la noche que me ahorcaba se vuelve luz.
Solo. Estaba solo. Ahora estás tú.

IV
Magia. Sigues siendo magia.
Extraña. Lejana. Ausente. Distante. Presente.
Refugio de mi soledad. De mi hipocondría.
Cuando me hundo
En la angustia
De mi mundo.
Espectro. Fantasma. Quimera sombría.
Soledad amante. Soledad querida.

V
Mándame tu luz.
Estoy aquí en la oscuridad. En las sombras de mi alma.
Roto. Destrozado.
Cayéndome a borbotones, al abismo. Siento vértigo y miedo.
Estoy aquí. En el fondo de esta soledad.
Dame tu mano y galoparé hacia la claridad.
Es difícil. Lo sé.
Sólo por ti, intentaré llegar.

VI
Marino en tus mares.
Estoy, sigo navegando incansablemente en tu oleaje.
Retuerzo mi esperanza. La amarro
Contra la mesana de mi barco de
Escasa eslora; irascible e hipocondríaca.
Desprovista de fe y de sueños,…
Estás ahí; sigue cómo hasta ahora. Guiándome con tu luz.
Sólo por ti, intentaré arribar.

VII
Mañana volaré,… seguiré volando.
Estuve volando ayer. He sido una gaviota. Soy una gaviota.
Revoloteando siempre a la altura del suelo.
Cabalgando de mar en mar,… de luna en luna;
Estíos, primaveras, otoños,
                                 …Siempre errante en el ocaso,… en la bruma.
                                                                                          
Desnudando, destruyendo sueños. Noches. Versos. Cielos
Encendidos,… estrellas sin vida
Sobre olas hastiadas. Cansadas. Fugitivas. Suicidas.

VIII
Mañana, como cada amanecer, seguiré surcando el cielo
Extraño y gris. Monótono. Vacío. Frío.
Recurro a mi huida: intento volar. Tomar altura. Alejarme.
Caigo. Indefectiblemente. Inevitablemente.
Estoy cayendo. No tengo fe. Y mis alas están destrozadas. Rotas.
Dame la mano; veo tu luz que me rapta del miedo de la noche.
Estoy volando por llegar a tu playa.
Siento la brisa. Es mi aliada; me lleva. Me acerca a ti.

IX
Monto a la grupa de un sueño por ti y me hago a la mar.
Es difícil llegar. Sólo poseo un velero: mi poca fe.
Renunciar no quiero. Prefiero morir en el intento
Cuando no me quede nada con qué llegar a tu puerto.
El mar de la vida. La tempestad de mi alma.
                                       El miedo y la locura intentarán
Destrozar y destruir mi rumbo, pero, … soy marino
                                       de tus mares. Lo sabes.
Estoy firme. Sin embargo,… si perdiera mi norte,… ¡por Dios!
                                       échame una amarra.
Sólo sé llegar a ti. Sólo navego para el mar de tus ojos…
                                       Sólo soy marino en tus mares.
                                                                           



José Hdez. Meseguer
Nueve Cartas a Penélope
Murcia, 25/1/ 1.983

No hay comentarios:

Publicar un comentario