viernes, 2 de marzo de 2012

SOLEDADES Y OTROS SILENCIOS (1976/77) | LA VIDA



La vida,
una sucesión continua de fracasos,
de vacíos y de silencios.
Un montón de preguntas sin contestar.
Un montón de soledades preñadas de frustraciones.

La vida,
una ironía de nuestros propios fracasos,
una aberración de la persona.
Todo esto me hace vivir borracho de hastío.
¿Por qué soy un solitario taciturno y perenne hipocondríaco?
¿Por qué? ¿Por mi sensibilidad? Quizá.
¿Por qué no encuentro nada en mí, que me merezca la pena?
¡Debo encontrarle pronto un sentido a mi vida, a mi absurda vida!
Mis soliloquios son verdaderas luchas interiores
para calmar la tempestad que llevo en mí.
¿Por qué puedo sufrir tanto por nada, si nada merece la pena?

¿Dónde te encuentras?
¿Dónde te hallas,
que llevo veinte largos años detrás
de ti y no consigo encontrarte?
Me pregunto, si podré encontrarte algún día,
o si acaso, mi vida,
está destinada y condenada a la búsqueda
de algo que sólo es producto de mi imaginación.
Producto de mi necesidad material y espiritual
¿Acaso estoy condenado por Dios a una búsqueda
sin encuentro, a una búsqueda, que es más agonía que otra cosa?
¿Estoy condenado a la mortificación de mi alma?
¿O tal vez tiene que ser así, irremediablemente?
¿Tan preso de mi soledad estoy?
¿Tan preso de mi tristeza estoy
que todo me parece absurdo y trivial?
¿Estoy condenado,
destinado a seguir el brillo de una estrella que no logro ver?
Quizá, sólo estás en mi imaginación
y no eres más que una ilusión.
¿En qué recodo debo hallarte, si es que debo?
O, ¿es tan sólo la búsqueda de lo inexistente?
Estoy roto por dentro;
rasgado como una vieja cortina de terciopelo
carmín y azul cobalto.

Dime:
¿Qué es mi vida?
¿Hacia dónde voy?
Seguramente es la búsqueda de mí mismo.
Pero, dime:
¿Dónde están ambas cosas?
                                                                              




José Israel Hernández Meseguer
Soledades y Otros Silencios
Murcia, 11 / 6 /77
                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario