sábado, 7 de mayo de 2016

LA AMBIGÜEDAD DEL SILENCIO | ESCRIBIR, SIEMPRE ESCRIBIR… [4]



Escribir, siempre escribir…
Distinguir…
Cómo aún aletea en las agrias comisuras de la memoria,
la oración oculta, la complicidad inadmisible, la jaculatoria
imposible, el misterio repleto de miradas, de fuego, de deseo…
De las caricias que se anduvieron, de los caminos prohibidos, secretos.

Percibir,
en un pálido temblor,
en un leve pero reconocible dolor,
que el tiempo pudo no haber pasado
aunque, ahora, haya quedado atrás;
que pudo no haberse dormido
aunque, ahora, no lo alcance.
Que pudo no haberse marchitado
aunque, ahora, no lo roce.
Que pudo no haber sucumbido
aunque, ahora, no solloce…
Sabiendo desde siempre,
que aquellas titilantes luces de septiembre,
que entonces me hiciesen estremecer, no han de regresar;
porque el tiempo, para bien o para mal,
no vuelve la mirada jamás…


                                                                                   
José Hernández Meseguer
La Ambigüedad del Silencio
Murcia, 1/06/2016